sábado, 31 de diciembre de 2011

POEMA DEL PERRO



De noche me recuesto sobre el humo de un cigarro y acaricio la sombra de tu alma en pena.  Decime si guardaste la última palabra. Si el gallo arrepentido dejó de condenar a Pedro. La noche se desvive por conquistar estrellas y un paisano se carga un porrón de ginebra. ¿Olvidaste acaso la carta del helecho? La rosa amarilla espera la alborada. Y vos, decime vos, dónde quedó escondido el corazón cereza. Juraste que guardabas el peor de los secretos y una tarde muy loca le clavaste la taba al mismo Dios, en el pecho. 

También un perro flaco respira el universo.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Puente de Márquez*



Por Horacio Enrique POGGI

Nicolás Márquez escribió una nota apologética de Antonio Domingo Bussi. La publicó El Informador Público en su edición del 26 de noviembre. He aquí algunas refutaciones que considero conveniente realizar de acuerdo a mi admiración y respeto por la figura del Teniente General Juan Domingo Perón. La historia reciente está padeciendo una alevosa tergiversación por izquierda, con el relato oficial kirchnerista, y por derecha, con versiones caprichosas como la difundida por Márquez. Es tiempo de que comencemos a observar el pasado con memoria completa. Veamos.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Paisanita



A Narela Carrazana Banegas


Angelito de Dios, paisanita Narela,
aquí estamos haciendo realidad
los sueños, coraje no nos falta.
Nada saben de nosotros
los celosos, los pobres de alma.
Todo lo sabe Ella desde el Cielo.
Sin vos qué fácil me perdí,
con vos recuperé la vida.
El tiempo trae y lleva semillas,
crecen las rosas, sus espinas.
Pero salimos a puro amor,
a puro temple, agüita fresca
del aljibe, canto pasión
de zorzales mañaneros.
Me traerás tus hijos algún día
para que el Tata los bendiga
como te bendigo siempre:
con un beso en la frente.
Y así recorreremos los caminos
en libertad, en paz, en hermosura,
porque te quiero y más te quiero,
Angelito de Dios, paisanita Narela.


Horacio Enrique POGGI

sábado, 1 de octubre de 2011

Pájaro carpintero

Círculo de aserrín
a los pies del paraíso.
Plumaje acuarela
y canto crepuscular
recorren la diagonal
del lucerito surero.

Ondula el vuelo, quiebres,
esquiva árboles y hondazos.

Garras prolijas.
Conquista la corteza
y picotea toc-tac-toc.

El nido infranqueable
se ilumina
con savia densa.

Sol vegetal marchándose,
lento.

Horacio Enrique POGGI

jueves, 29 de septiembre de 2011

Victoria del caballo


Poema perteneciente a mi libro Territorio de los justos.

El Poema



El Poema quiere salir y sale.
¿Quién lo detiene?
¿Acaso el cuchillo desenvainado
tiene clemencia con el aire?
¿O el brocal se cura de espanto
ante el graznido de la lechuza?

Corren liebres distraídas
los galgos cimarrones.
El sueño nunca llega.

Pero salió el Poema.
Se hace coraje y más me muero.


Horacio Enrique POGGI

Potro necesario





caballo fijo /
en una pampa ciega
                                 JUAN GELMAN

Estatua del cardal
como charque blando.

Flojera, no caminan las botas de goma.
Cabalga el barro, planea una torcaza.
Mar suave, hace olas el lino florecido.

Roce de naipes, pulpería completa,
pingo pialado con destreza
en lluvia de crines fue sortija.

El tiento grueso no se corta,
se desangra.


Horacio Enrique POGGI

miércoles, 28 de septiembre de 2011

El jabalí



A Daniel Chirom
In memoriam


Cerca de la aguada
te esperamos,
mudos, casi muertos.
Pero escapaste,
compañero de la oscuridad,
experto en pasajes ocultos
que desembocan en el maizal.

Pocos ladridos,
quedaron las osamentas
lamidas por una brisa suave,
dueña de nubes rastreras.

Furia vencida. 


Horacio Enrique POGGI

martes, 27 de septiembre de 2011

Metafísica del atardecer




1

Sube la encarnación de Venus por la ribera
de un río opaco, reflejos suaves
como la cara del Niño que sonríe en la Luna.
Boca del oro rojizo, sorgo
tan maduro de ilusión, tan pronto a abandonar
la querencia. Brota el agua en el agua
y la ternura del pichón de lechuza
fortalece mi alegría arco iris.

2

Mate dulce, yerba lavada, abrigo metálico,
pan casero sin chicharrón, ¡cambia la vida!

3

Habrá siesta lejana y miraré otro cielo
en este mismo cielo atravesado
por bandadas de monteras, detrás
de la parva con retazos del último sol tropero,
arreador de aves, hacienda mansa, viejo mensual.

4

Vi la rosa abierta y una abeja posada, activa,
cerca el panal rumoreaba los sabores de miel
y un espejo de cardos amontonaba espinas.

Vi la nube multicolor devenida relámpago
y en el nacimiento del potrillo tobiano festejaron
milongas corraleras el regreso del angelito mentiroso.

Vi las manos del alambrador, partidas y tajeadas,
mapa dolor, sierra liviana en la Cruz del talar.

5

El estilo pampeano se adormece en la guitarra
del puestero cansado, boina destemplada.
Anochece en los pagos de Areco y en todo el Sur.
Llueve suave la risa sobre el fogón y moja
el humo también suave. Se hace negro el celeste.

La Belleza está dentro de la sombra.


Horacio Enrique POGGI