martes, 27 de septiembre de 2011

PÓLVORA Y CENIZA


Pegué la vuelta.
El zaino corcoveó.
Era diciembre, eternidad y tinieblas.
Recorrí de punta a punta la tristeza,
lugares ocultos, zorzal herido,
zamba de resero cansino.

Colgamos en la tranquera un cartel
que hablaba de nosotros,
costumbres solariegas: "no te vayas",
"abrázame más fuerte..."
Pero llegó la parca
y te subiste  a su potro.

Inalcanzable, Amor. Un refucilo.


Horacio Enrique POGGI 



No hay comentarios:

Publicar un comentario