lunes, 29 de julio de 2013

FUE UN ÉXITO





Un total de 300.000 visitantes pasaron por la 23º edición de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Buenos Aires que concluyó este fin de semana y se convirtió en una de las propuestas culturales más concurridas de estas vacaciones de invierno con narraciones, talleres de poesía, arte, escritura, recitales, coros, espectáculos de teatro y música, para los más chicos y los adolescentes.

En los 14.300 metros cuadrados del Centro Municipal de Exposiciones hubo más de un centenar de expositores, 100 escritores firmaron ejemplares, más de 250 espectáculos y narraciones y 430 talleres.

Entre los autores que se encontraron con los lectores y compartieron sus firmas y palabras estuvieron, entre otros, Luis Pescetti, Adela Basch, Silvia Schujer, Marcelo Birmajer, Cecilia Pisos, Magdalena Fleitas, María Inés Falconi, Isol, Ana María Shua, Margara Averbach, Graciela Repún, Paula Bombara, Ricardo Mariño, Pablo Ramos, Patricia Suárez, Liliana Bodoc, Jorge Accame, Vicente Muleiro, Canela, Norma Huidobro y Chanti.

Una de las vedettes de esta edición fue el espacio Zona lectura, dedicado exclusivamente a los adolescentes. Así, jóvenes de entre 13 y 18 años participaron en talleres de hip hop, cultura gamer, videojuegos, música, cosplay, encuadernación, poesía y escritura. También se llevó a cabo un concurso de cortos de terror en el que participaron más de 70 chicos que filmaron sus historias.

Entre las personalidades más famosos, se acercaron a leer cuentos Flavia Palmiero, Mirta Busnelli, Sebastián Wainraich, Laura Azcurra, Muriel Santa Ana, Gabriel Corrado, Soledad Silveyra, Gerardo Rozín y Karina Mazzocco.

Un momento clave de esta feria fue el sentido homenaje que realizaron a Elsa Bornemann, una de las autoras más queridas por varias generaciones. El público junto a los familiares de Elsa participaron de las narraciones de algunos de sus poemas y cuentos, un pedido de deseos y una suelta de grullas.

Las jornadas más emocionantes y concurridas fueron las que Quino dedicó firmas y charlas con lectores de todas las edades. Largas filas de más de 400 personas aguardaron su llegada, que es siempre una de las visitas más esperadas.

Hubo, además, recitales de Heavysaurios y Heladeros del Tiempo, sorteos de libros, un concurso para libreros por la promoción de la lectura que lo ganó la librería Atrapasueños, de Saavedra y los premios Pregonero 2013, cuya distinción de Honor fue para Carlos José María Silveyra.

Fuente: Télam

No hay comentarios:

Publicar un comentario