jueves, 27 de febrero de 2014

Con una valijita llena de colores y pinceles




Por Julieta GROSSO
Télam

A los 90 años, en su residencia-mausoleo de Punta Ballena bautizada como Casapueblo, el artista Carlos Páez Vilaró puso punto final a su travesía vital.
 
Atrás quedan su vibrante obra artística inspirada en la tradición afro-uruguaya, los contactos con Pablo Picasso, las experiencias en un leprosario de Africa -donde convivió con el Premio Nobel de la Paz Albert Schweitzer- y la angustiosa búsqueda de un hijo desaparecido en plena cordillera de los Andes.

viernes, 21 de febrero de 2014

EL ARTISTA Y EL ARTE


Yo, nosotros, el arte, una muestra que reflexiona sobre la figura del artista y su lugar en el mundo, abrirá el jueves próximo en el Espacio de Arte Fundación Osde, con cerca de 70 obras de medio centenar de artistas tan eclécticos como Antonio Berni, Marcos López, Victorica, Marta Minujín, Carlos Alonso o Federico Klemm.

Las obras que hasta el próximo 3 de mayo tomarán el primer piso del antiguo edificio de Suipacha 658 -videos, fotos, esculturas, pinturas, afiches, objetos e instalaciones- fueron curadas por Laura Malosetti Costa, quien armó el recorrido utilizando la biografía de cada artista -Grete Stern, Spilimbergo, Res, Pío Collivadino, entre otros- como una vía para explicar y organizar la historia del arte.

sábado, 15 de febrero de 2014

POSTULAN 210 CANDIDATOS PARA EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA


Un total de 210 escritores, 36 de los cuales nunca habían sido nominados, fueron postulados para recibir el Premio Nobel de Literatura 2014, cifra que se reducirá a la mitad en dos meses, cuando la Academia Sueca culmine el proceso de preselección.

La lista del año pasado incluía a 195 aspirantes, de los que salió la ganadora del premio, la canadiense Alice Munro, galardonada por su condición de "maestra del relato corto contemporáneo", informa EFE.

sábado, 8 de febrero de 2014

POEMAS CON EL POTRERO ADENTRO





Por Jorge BOCCANERA
(Télam)


El fútbol como un espejo de pasiones humanas que marca un contrapunto entre la exaltación y el estupor, la esperanza y la pena, el juego y la nostalgia, la libertad y el horror, es el eje del libro de poemas de Carlos Ferreira, A mi juego.