jueves, 24 de julio de 2014

¿QUÉ ES EL HAMAS?




La ideología y los objetivos del movimiento se encuentran contenidas en su estatuto, adoptado el 18 de agosto de 1988. Entre los aspectos más controvertidos de esta carta, figura el artículo 13, que define la Palestina histórica, es decir, la que abarca el territorio del Mandato británico que incluye geográficamente al Estado de Israel, como una propiedad exclusiva Islámica (Wafq).

"Renunciar a una parte de Palestina es como renunciar a una parte de la religión", dice Hamas. Para el movimiento islamista, sólo la yihad, considerada por la sección quince como una obligación religiosa, puede liberar a esta tierra y restaurar la soberanía bajo la forma de un estado islámico a través de la (re) islamización de la sociedad. 

El artículo 8 es aún más enfático. Hamas recuerda su lema: "Alá es su meta, el apóstol, su modelo, el Corán su constitución, la yihad su camino y la muerte sobre el camino de Dios, la más eminente de sus expectativas".

¿Qué piensa Hamas del proceso de paz? En su décimo tercer artículo, Hamas dice que renuncia a todas las negociaciones. Según él, las iniciativas y conferencias internacionales promovidas para resolver la cuestión palestino-israelí son contrarias a la profesión de fe del movimiento. 

"Renunciar a cualquier parte de Palestina, es como renunciar a una parte de la religión. Así, el patriotismo del movimiento de resistencia Islámica es parte de su religión", afirma Hamas. 

El movimiento islamista reafirma además: "No habrá otra solución a la causa palestina que la yihad. En cuanto a las iniciativas, propuestas y otras conferencias internacionales, no son sino pérdida de tiempo y actividades inútiles".

¿Cómo se define el Hamas?

La Hermandad es el "movimiento universal" y el Hamas es su "movimiento de resistencia en Palestina." Hamas es una de las alas de los Hermanos Musulmanes en Palestina. 

¿Qué dice acerca de ello el Hamas? "El movimiento de la Hermandad Musulmana es un organismo mundial, el movimiento islámico más importante de los tiempos modernos, se distingue por (...) la universalidad perfecta de los conceptos islámicos que se aplican a todas las áreas de vida, representaciones y creencias, la política y la economía, la educación y la vida social, el poder judicial y el ejecutivo, la misión y la enseñanza, el arte y la información, lo que se oculta y lo que se manifiesta y todos los demás ámbitos de la vida ". 

Palestina sería por lo tanto una tierra islámica. En su primer artículo, Hamas define sus fundamentos intelectuales en estos términos: "El Islam es su regla de vida; de él saca sus ideas y conceptos, así como sus puntos de vista sobre el universo, la vida y el hombre. Es el Islam al que el Hamas se remite para juzgar todos sus actos, y es de él de quien extrae las indicaciones sobre la manera correcta en la que encaminar sus pasos". 

La islamización de la sociedad es la piedra angular de la ideología de Hamas, que pertenece al movimiento de la Hermandad Musulmana.

¿Qué le pasaría a los cristianos y los judíos con Hamas?

Mientras los judíos y los cristianos se sometan a la ley islámica, el estado musulmán protegerá teóricamente sus vidas y propiedades. Precisamente, en su trigésimo primer artículo, Hamas dice: "A la sombra del Islam, los seguidores de las tres religiones, musulmana, cristiana y judía, pueden coexistir en la seguridad y la confianza. Sólo a la sombra del Islam, puede haber seguridad y confianza. La historia reciente y antigua constituye un buen testimonio de ello". 

¿Y el antisemitismo?

Más allá de la hostilidad hacia Israel, la Carta expresa una fuerte hostilidad hacia los judíos, el movimiento palestino Hamas es fundamentalmente antisemita. Los sionistas están en todas partes: detrás de la ONU, la masonería, la revolución de 1789 y la de 1917, e incluso detrás del Club de Leones y Rotary. La Carta se refiere, sin dudarlo, siquiera a los Protocolos de los Sabios de Sión, el famoso panfleto antisemita ruso de 1903.



Por Marc Knobel , Historiador, Director de Estudios del CRIF.

Fuente: Huffington Post

Traducción: Yehudit Oficyner para Radio Jai.


No hay comentarios:

Publicar un comentario