jueves, 25 de febrero de 2016

PINO VUELVE...



El realizador Pino Solanas vuelve al documental con El legado, un filme que retoma su amistad y contacto con Juan Domingo Perón y donde busca una "recuperación de las ideas originarias del Peronismo ante tanta manipulación, fraude y traición del proyecto legítimo".

Igualmente crítico con la izquierda y la derecha peronistas de la década del 70, con el menemismo, el kirchnerismo, el macrismo y todo el aparato del Partido Justicialista, al que define como "un partido de poder que convierte al Estado en un territorio de negocios", Solanas dice que esta película "está hecha para el futuro y para los que no conocieron a Perón".

En el filme, Solanas vuelve a la relación que tuvo con Perón durante su exilio en Puerta de Hierro donde lo frecuentó durante largos meses junto a Octavio Gettino y Gerardo Vallejo del Grupo Cine Liberación, mientras preparaban y realizaban una extensa entrevista, que daría como resultado los filmes Actualización política y doctrinaria para la toma del poder y La revolución justicialista, filmes centrales en la discusión política de comienzos de los 70 y que se exhibían, igual que La hora de los hornos, en forma clandestina.

"Había una dictadura y estaba la lucha por la vuelta de Perón, cuando estaba todo prohibido filmábamos y exhibíamos en la clandestinidad", de hecho los rollos de estos dos filmes los sacaron de forma oculta de España, los editaron en Roma y los ingresaron clandestinamente a la Argentina.

"Tanto La hora de los hornos como estas dos películas -agrega Pino- abren una experiencia inédita en América Latina y en el Tercer Mundo que es desarrollar un circuito de exhibición alternativo y clandestino, fuera de las estructuras cinematográficas, para el cine social y político".

Pino dice que El legado "es una suerte de memoria" de la relación que él tuvo con Perón en esos años "y al mismo tiempo una reflexión crítica, autocrítica y de recuperación de las ideas de Perón ante tanta manipulación, fraude y traición del proyecto legítimo".

En este punto, Solanas marca que la tradición del Peronismo se entronca con la tradición independentista latinoamericana anticolonial.

"En el 45 -asegura- Perón pone en funcionamiento un gran movimiento descolonizador con eje en los trabajadores, un territorio cultural donde el pueblo expresó su resistencia a la injusticia social y al dominio del país por intereses foráneos".

Continuando con esta suerte de excentricidad del Peronismo como fenómeno político, Solanas comenta que "hoy en día, el 60 por ciento de los argentinos se sigue definiendo peronista aunque vote otro partido porque siente que el Peronismo no es un partido político y, de hecho, para Perón el PJ fue siempre un instrumento táctico al que no le dio mayor trascendencia".

"Se traficó tanto con el legado de Perón que hoy decís que sos peronista y tenés que aclarar de qué tipo porque en nombre del Peronismo se hicieron las fechorías más grandes".

Siguiendo con este tipo de definiciones y yendo al presente y a su actuación política en los últimos años, Solanas remarca: "A lo largo de todas estas décadas siempre me manifesté peronista, a pesar de eso fundé mi propio partido, porque ¿el Frente para la Victoria es peronista?, digo esto porque continuó y profundizó el modelo agrotóxico y extractivista de Menem y terminó subsidiando a las petroleras con 6.500 millones de dólares este año, dos presupuestos y medios de salud de la Nación, el único país del mundo donde se le regala plata a las petroleras es este. De hecho el que suena para asumir la presidencia del PJ es un socio de la minera Barrick Gold".

"El kirchnerismo -asegura- desarrolló muchos reclamos e impulsó causas progresistas de derechos humanos y civiles pero no de tipo económico, en ese plano fue de una enorme impostura".

El legado es el noveno documental de Solanas en los últimos 15 años a partir de la decisión que tomó el realizador que se distinguió en el cine ficcional con películas como El exilio de Gardel, Sur y Los hijos de Fierro, de registrar el testimonio de un país en crisis.

Todas estas películas, dentro de las que se destacan Memoria del saqueo (2004), La dignidad de los nadie (2005) y La próxima estación (2008), "son un gran retrato de la crisis de la Argentina contemporánea, y esto va a quedar como testimonio de una época".
Yendo a su crítica a la izquierda de los 70, Solanas sostiene que en ese momento "no había un proyecto más progresista que el de Perón".

"El proyecto argentino fue provocado por derecha y por izquierda; Perón plantea en septiembre de 1973 a través del jefe del Ejército Argentino, Jorge Carcagno, en una reunión de las fuerzas armadas del continente en Caracas, que son las multinacionales y no el terrorismo el enemigo de los pueblos latinoamericanos y en esa semana fue el asalto al Comando de Sanidad en Parque Patricios", remarca.

"Después tenés el ataque al cuartel de Azul en enero del 74 cuando el Congreso vota las leyes del Plan Gelbard que entre otras cosas proponía la nacionalización de los depósitos bancarios, el impuesto a la renta potencial a la tierra, la creación de las juntas de granos y carnes", agrega.

Y para rematar, aborda el asesinato de quien liderara la CGT, José Igancio Rucci, "¿A quién respondía el asesinato a Rucci a 48 horas de que Perón hubiera sido ungido presidente con el 62% de los votos? Yo creo que todavía no se ha hecho una debida crítica del rol provocador y negativo que tuvo la conducción montonera y la conducción de la izquierda guerrillera en la Argentina en esa época", aseguró.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201602/137327-cine-estrenos-salas-proyecciones-pino-solanas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario