lunes, 29 de octubre de 2018

Bolsonaro y la Argentina

Bolsonaro sufrió un atentado un mes antes de la primera vuelta. Igual triunfó.

La democracia brasileña ha abierto las puertas de una nueva oportunidad de salvataje de aquel país gigante, poderoso, influyente. Tuvimos que escuchar y leer toda clase de improperios acerca de uno de los candidatos que disputó el balotaje: Jair Bolsonaro, un exmilitar amigo de las armas, de las instituciones y del sentido común. Estos tres pecados encolerizaron a la progresía mediática del mundo que no ahorró etiquetas para denostar al ganador. Pocos tuvieron en cuenta en sus análisis -prejuiciosos, primarios, ridículos- que Brasil atravesó por un período de purificación institucional llamado Lava Jato, el cual llevó a la cárcel al expresidente Lula Da Silva y derrocó a su amiga Dilma Rousseff. La ideología rastrera de los progresistas ocultó estos hechos y se dedicó a perturbar la campaña electoral haciendo foco en los dichos livianos de Bolsonaro. A los estadistas hay que juzgarlos por las políticas públicas que implementan en el ejercicio del poder y no por sus dichos electorales que a veces son pronunciados para levantar polvareda a fin de instalarse en la agenda de discusión cotidiana. Ahora Bolsonaro es el presidente electo de Brasil y renacen las esperanzas para barrer al populismo neomarxista de la región. En nuestro país el troskokirchnerismo, aliado del Foro de San Pablo derrotado, está de duelo porque apostó al candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad. La Cámpora fue a hacer campaña por él. Para qué ocuparnos de esta payasada. Pasemos a lo importante.

lunes, 1 de octubre de 2018

Oposición y gobernabilidad


Rogelio Frigerio, ministro del Interior.


"En general, la oposición dio mucho apoyo a la gobernabilidad y tener un presupuesto tiene que ver con eso, sobre todo éste, que es un presupuesto que equilibra las cuentas públicas a partir del cual el Estado nacional va a dejar de vivir de prestado", dijo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en rueda de prensa en la Casa Rosada, al término del encuentro diario de Gabinete.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Una alternativa de centroderecha


Empezamos a caminar hacia la construcción de una alternativa para la Argentina.  Compartimos las mismas preocupaciones por la situación económica y social que atraviesa el país.

Esa preocupación nos hizo encontrarnos, juntarnos a pensar y dialogar sobre qué Argentina queremos, pero, sobre todo, para construir un proyecto que supere a este presente insostenible.

Representamos hoy al peronismo democrático, republicano y federal. Ese que siempre escuchó al pueblo, que aprendió de sus errores y supo renovarse y cambiar.
Creemos que hay que construir un movimiento amplio y plural que sea sensible y comprenda estas preocupaciones.

Argentina necesita un proyecto político que supere el pasado y sea capaz de devolverle las ilusiones a los argentinos.

Nos dicen que "no hay alternativa". No es cierto, sí la hay.

viernes, 4 de mayo de 2018

El fin de la Argentina vieja




La teoría conspirativa es el subterfugio que utilizan los populistas y enemigos de la democracia para justificar sus posiciones ideológico-políticas. Hija putativa de la lógica amigo-enemigo hace estragos en quienes adhieren a ella. Porque los convierte en títeres del realismo mágico. Un forma unilateral de observar los acontecimientos buscando siempre determinantes internacionales (el imperialismo yanqui) y vicarios locales (los CEOs de la derecha neoliberal).

De la construcción teórica trasladan a la realidad situada sus pareceres. Y al dar por verídico lo imaginario, sacrifican lo concreto en el altar de la subjetividad. Cualquier estudiante troskokirchnerista de ciencias sociales va a aseverar que la objetividad –la realidad situada- no existe, que todo pasa por el filtro de los medios hegemónicos, los únicos capaces de crear sentido que manejan a la sociedad. De este modo,  a través de una movida ideológica pueril, corren a los hechos de escena y le dan primacía a un relativismo dañino que los aleja de la situación y los envuelve en la ensoñación etérea. Una realidad paralela.

viernes, 27 de abril de 2018

El mejor momento político de Macri



“Para ser justicialista, en este cambio de época, hay que sostener ocho años de Macri, el único que puede liquidar el populismo del PJ. Por eso apoyamos a Macri”. Este razonamiento realista habita en los peronistas que defienden el sistema de partidos y la República. Y que a pesar del descrédito de la política, afirman el pensamiento de raigambre constitucional que sentencia: “los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático”.

Aunque disguste a los antiperonistas el Partido Justicialista es necesario y aunque despierte la ira de Durán Barba y de los apóstoles de la pospolítica, la democracia requiere de un andamiaje institucional para su protección, postulación y desarrollo. Y ese andamiaje se conforma de diversos sectores organizados que aportan su experiencia al poder con la legitimidad de la sociedad civil. El PJ nació del poder, es un partido del poder y aunque su dirigencia aún permanezca enmarañada, continuará ejerciendo influencia, sea para gobernar provincias o municipios, sea para mantenerse en una posición expectante ante cualquier desmadre de la gobernabilidad.

lunes, 19 de febrero de 2018

#21F una marcha inútil


El #21F pasará a la historia como otra maniobra antidemocrática de parte de la oposición destructiva, cuyo liderazgo ejerce desde las sombras la empresaria hotelera Cristina Fernández. La chirinada civil -unida en sus objetivos golpistas al 14 y 18 de diciembre de 2017- pretende diluir los efectos de la comprometida situación judicial de Los Moyano, involucrados en causas por lavado de dinero y asociación ilícita. Estancados en la lógica del apriete callejero, revestidos de una grotesca épica nacional y popular, Los Moyano recurrieron a la extorsión para enviarles un mensaje mafioso a los poderes constituidos. Pero cometen un monumental error: la sociedad cambió, la mayoría repudia a la oligarquía sindical que se resiste a perder sus privilegios y quiere continuar impune. Tampoco es condescendiente con las "masivas y multitudinarias movilizaciones" que son organizadas a fuerza de dinero sucio. 

lunes, 22 de enero de 2018

El discurso mítico en el PJ


Troskokirchnerismo. La oposición destructiva y golpista.

La tradición populista en el peronismo logró instalar el discurso mítico que todavía subyuga a parte de su dirigencia. Aunque divorciado de la realidad y sin una apoyatura científica que lo avale, adquiere forma de dogma infalible. Veamos algunos enunciados. 

“El peronismo es un movimiento nacional”. Con Perón vivo -durante la guerra fría- la organización movimientista antiliberal fue preferida a la partidaria democrática. Esto le convenía al Líder que juntaba todo y los conducía a todos, de izquierda a derecha. Pero con Perón muerto y en la era de la globalización, con la democracia consolidada, el movimientismo es un artículo de museo que sólo sirve para endiosar al populismo antidemocrático y postergar la actualización teórica que fundamente la definitiva institucionalización del justicialismo.  

miércoles, 17 de enero de 2018

Para Urtubey el peronismo pierde con CFK


Juan Manuel Urtubey impulsa un peronismo racional que colabore con el gobierno.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, consideró que el peronismo "no tiene que obsesionarse tanto en encontrar un candidato en el corto plazo" de cara a las elecciones de 2019 y que "hay que plantear que es ser peronista en el silgo 21", a la vez que auguró que la líder de Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner, estará ese año "en su propio espacio, seguramente mucho más chico que el actual".

"El peronismo no tiene que obsesionarse tanto en encontrar un candidato en el corto plazo. Lo primero que tenemos que hacer si queremos ser competitivos, es empezar a mostrar un peronismo racional, ordenado, institucionalizado, que no boicotee al Gobierno, que colabore y plantee instancias superadoras y no contradicción permanente. Y después, recién en 2019 discutamos nombres", sostuvo el mandatario norteño.

domingo, 7 de enero de 2018

Una oposición racional y democrática


Senador nacional Miguel Ángel Pichetto. Jefe del justicialismo legislativo.


¿Podrían volver a caminar juntos el PJ y el kirchnerismo?

-Nunca se puede decir no en política. Pero para que eso ocurra tiene que haber una visión de país que podamos compartir, un proyecto político de reconstrucción del peronismo. El peronismo expresa a 10 millones de personas que trabajan todos los días y sostienen el movimiento económico del país, no sólo a los sectores minusválidos de la sociedad. Hay que encontrar un discurso de centro nacional que represente a los gobiernos de provincia y al movimiento obrero. Nosotros no somos la izquierda progresista capitalina o el entrismo (sic) de partidos que nutrieron los últimos años del gobierno kirchnerista.