viernes, 27 de abril de 2018

EL MEJOR MOMENTO POLÍTICO DE MACRI



“Para ser justicialista, en este cambio de época, hay que sostener ocho años de Macri, el único que puede liquidar el populismo del PJ. Por eso apoyamos a Macri”. Este razonamiento realista habita en los peronistas que defienden el sistema de partidos y la República. Y que a pesar del descrédito de la política, afirman el pensamiento de raigambre constitucional que sentencia: “los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático”.

Aunque disguste a los antiperonistas el Partido Justicialista es necesario y aunque despierte la ira de Durán Barba y de los apóstoles de la pospolítica, la democracia requiere de un andamiaje institucional para su protección, postulación y desarrollo. Y ese andamiaje se conforma de diversos sectores organizados que aportan su experiencia al poder con la legitimidad de la sociedad civil. El PJ nació del poder, es un partido del poder y aunque su dirigencia aún permanezca enmarañada, continuará ejerciendo influencia, sea para gobernar provincias o municipios, sea para mantenerse en una posición expectante ante cualquier desmadre de la gobernabilidad.