lunes, 29 de octubre de 2018

Bolsonaro y la Argentina

Bolsonaro sufrió un atentado un mes antes de la primera vuelta. Igual triunfó.

La democracia brasileña ha abierto las puertas de una nueva oportunidad de salvataje de aquel país gigante, poderoso, influyente. Tuvimos que escuchar y leer toda clase de improperios acerca de uno de los candidatos que disputó el balotaje: Jair Bolsonaro, un exmilitar amigo de las armas, de las instituciones y del sentido común. Estos tres pecados encolerizaron a la progresía mediática del mundo que no ahorró etiquetas para denostar al ganador. Pocos tuvieron en cuenta en sus análisis -prejuiciosos, primarios, ridículos- que Brasil atravesó por un período de purificación institucional llamado Lava Jato, el cual llevó a la cárcel al expresidente Lula Da Silva y derrocó a su amiga Dilma Rousseff. La ideología rastrera de los progresistas ocultó estos hechos y se dedicó a perturbar la campaña electoral haciendo foco en los dichos livianos de Bolsonaro. A los estadistas hay que juzgarlos por las políticas públicas que implementan en el ejercicio del poder y no por sus dichos electorales que a veces son pronunciados para levantar polvareda a fin de instalarse en la agenda de discusión cotidiana. Ahora Bolsonaro es el presidente electo de Brasil y renacen las esperanzas para barrer al populismo neomarxista de la región. En nuestro país el troskokirchnerismo, aliado del Foro de San Pablo derrotado, está de duelo porque apostó al candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad. La Cámpora fue a hacer campaña por él. Para qué ocuparnos de esta payasada. Pasemos a lo importante.

lunes, 1 de octubre de 2018

Oposición y gobernabilidad


Rogelio Frigerio, ministro del Interior.


"En general, la oposición dio mucho apoyo a la gobernabilidad y tener un presupuesto tiene que ver con eso, sobre todo éste, que es un presupuesto que equilibra las cuentas públicas a partir del cual el Estado nacional va a dejar de vivir de prestado", dijo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en rueda de prensa en la Casa Rosada, al término del encuentro diario de Gabinete.